sábado, 23 de junio de 2018

Fernando Pessoa

ODA DE RICARDO REIS 114

No sólo quien nos odia o nos envidia

nos limita y oprime; quien nos ama

no menos nos limita.

Que los dioses me concedan que, desnudo

de afectos, tenga la fría libertad

de las cimas sin nada.

Quien quiere poco, tiene todo; quien nada quiere

es libre; quien no tiene, y no desea,

hombre, es igual a los dioses.

 

 

  Resultado de imagen de oda a ricardo reis 114 quien nada quiere

 


 

viernes, 22 de junio de 2018

Jane Kenyon

QUE VENGA LA NOCHE
Deja que la luz del atardecer
brille por las grietas del establo, que ascienda
por los fardos de heno a medida que el sol baja.

Deja que el grillo comience su rasgueo
igual que una mujer sus labores de aguja
y estambre. Deja que venga la noche.

Deja que el rocío se acumule en la azada abandonada
en la hierba crecida. Que aparezcan las estrellas
y la luna descubra su cuerno de plata.

Deja que el zorro retorne a su guarida arenosa.
Que el viento amaine. Que que el cobertizo se oscurezca.

Deja que caiga la noche.

A la botella en la zanja, a la pala
en la avena, al aire en el pulmón,
que venga la noche.

Deja que venga como sea, y no
temas. Dios no nos deja
sin consuelo, deja que venga la noche.





Let Evening Come 
read by Jane Kenyon









Let Evening Come

Let the light of late afternoon
shine through chinks in the barn, moving   
up the bales as the sun moves down.

Let the cricket take up chafing   
as a woman takes up her needles   
and her yarn. Let evening come.

Let dew collect on the hoe abandoned   
in long grass. Let the stars appear
and the moon disclose her silver horn.

Let the fox go back to its sandy den.   
Let the wind die down. Let the shed   
go black inside. Let evening come.

To the bottle in the ditch, to the scoop   
in the oats, to air in the lung   
let evening come.

Let it come, as it will, and don’t   
be afraid. God does not leave us   
comfortless, so let evening come.

miércoles, 20 de junio de 2018

Roy Galán

No puedo prometer amarte siempre

No puedo prometer amarte siempre.

Porque los cauces de los ríos cambian.

Y las personas cambiamos.

No puedo decirte que siempre seré el mismo.

Porque sería mentirte.

Y nunca sentiré de la misma manera.

Lo que sí puedo prometerte es que me esforzaré para mantener siempre aquello que nos siga uniendo.

Aunque sean las cosas más tontas o más simples.

Un paseo en silencio.

Una tostada.

La final de un programa que nos guste.

Una siesta mientras el aire mueve la cortina.

No puedo prometerte que nunca aparecerá nadie más.

De siete mil millones nunca nadie más es mucho decir.

Lo que sí puedo es asegurarte que nunca será igual que contigo.

Porque nadie más eres tú.

Y nadie más junto a mí forma este nosotros.

Tal vez otro nosotros.

Pero no este nosotros.

No puedo estar siempre feliz.

Ni será todo perfecto.

Porque a veces no me aguantaré o no te aguantaré.

Pero eso no quiere decir que no te quiera.

Querrá decir que te quiero pero que a veces no me aguantaré o no te aguantaré.

No puedo prometerte gran cosa.

Porque no sé si un meteorito acabará con todo o mi corazón dejará de latir en treinta segundos.

Lo que sí sé es que el tiempo que nos quede.

O que le quede al planeta.

Yo voy a pensarte para que te vaya bien.

Estemos o no estemos ya juntos.

Yo voy a querer siempre que busques aquello que eres.

Que sientas que tu existencia merece la pena.

Que te hagan reír y te llenen de crepes.

No sé.

Que te acompañen y sumerjan en saliva tus heridas.

No puedo prometerte el futuro.

Lo único que puedo es agradecerte el presente.

Y recordarte que aquí.

En mí.

Tienes un hogar en esta galaxia.

Para descansar.

Cuando sientas que ya no puedes más.

martes, 19 de junio de 2018

Marguerite Yourcenar


 "Olvidaba que en todo combate entre el fanatismo y el sentido común, pocas veces logra este último imponerse"










 Yourcenar 









" J’oubliais trop que dans tout combat entre le fanatisme et le sens commun, ce dernier a rarement le dessus"







lunes, 18 de junio de 2018

Maria Bethania

PARABÉNS!!!
nació el 18 de junio
  06.png

 Ensaio fotográfico




     CASINHA  BRANCA

Amalia Bautista

ALGUNOS INFELICES

Todos necesitamos que nos quieran.
Algunos infelices, sin embargo,
no sabemos vivir para otra cosa.







Vivien Leigh in A Streetcar Named Desire (1951, dir. Elia Kazan)