domingo, 14 de mayo de 2017

Carilda Oliver

EL MAR

Como en un lecho me tendí en el mar.
Hechizada por musgos y por linos
tuve acoso de brazos peregrinos
que me echaban las ondas al pasar.

Contra mi carne se batió el azar.
El agua -furia, vértigos y vinos-
se entretenía con los bordes finos
de mis caderas, blancas de esperar.

Entonces: grave, pálido, insereno,
llegaste como llega siempre el mar
y tu mirada me rompió este seno.

Ni Dios mismo nos pudo separar:
cuando una ola te volvía ajeno
entrabas en mis piernas con el mar.







https://3.bp.blogspot.com/-a38fm4pSRbE/V7WvEnJYEBI/AAAAAAAEPNM/IIoXqVhdk5gTOv7oIlVuVxXGvNJW9FKXwCLcB/s1600/cuadros-al-oleo-con-el-mar-y-luz-charles-vickery-marinas_02.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario